Sígueme en Likedinsiguenos en facebookCanal de youtubesiguenos en Google+ siguenos en TwitterS&iacutePinterestsígueme en Bloggersígueme en Blogger sígueme por Correo sígueme en Slidesharesígueme en Vimeosígueme en Yahoo! sígueme en StumbleUponsígueme en Livejournal!sígueme en Skyrock!sígueme en Picasa

 
.......
...... ----
.....

   
 
  Las momias más antiguas del mundo
En los últimos años se han realizado investigaciones arqueólogicas donde han resultado como hallazgos únicos en la historia asi tenemos que Científicos polacos están por iniciar lo que, según afirman, será el estudio científico de momias egipcias más grande del mundo. El proyecto, basado en Varsovia, examinará 42 momias con el objetivo de buscar pistas de enfermedades antiguas, identificar la ocupación de los difuntos, e incluso determinar si eran zurdos. Aun cuando las momias de Egipto son, indiscutiblemente, las mejor conocidas, culturas del mundo entero han encontrado métodos creativos para preservar a sus muertos. He aquí algunas otras momias del mundo –incluidas algunas que quizás nunca has oído mencionar- y su extraño camino hacia la pseudo-inmortalidad. Cuerpos de pantano Irlanda es célebre por sus cuentos de duendes y hadas, pero algo mucho más extraño se oculta en la bruma: los cuerpos de pantano. Hace cientos de años arrojaron cadáveres a los pantanos de Irlanda, y ese ambiente hostil los preservó. Debido a la falta de oxígeno de los pantanos, las bacterias que consumen los cuerpos no pudieron desarrollarse y eso permitió que los cadáveres se conservaran durante siglos. En 2011 se recuperó el más reciente de los cuerpos de pantano irlandeses y con 4,000 años de edad, es el cuerpo de pantano más antiguo de que se tiene registro; incluso 500 años más viejo que el rey Tutankamón de Egipto. El pantano puede revelar mucho sobre el estilo de vida, la dieta y las condiciones de subsistencia de un individuo, pero también destruye el ADN, de manera que es imposible determinar el linaje de los cuerpos. Algunos científicos creen que los cuerpos de pantano irlandeses fueron reyes asesinados violentamente y arrojados al pantano, porque no pudieron proteger a sus pueblos de enfermedades o hambrunas. Nadie imaginó que los cadáveres se conservarían durante milenios. Las momias más antiguas del mundo Las momias Chinchorro de Chile son las momias intencionalmente creadas más antiguas del mundo. Los chinchorro fueron un pueblo de pescadores que vivió hace unos 9,000 años, en la costa de lo que hoy es el sur de Perú y el norte de Chile. El cementerio chinchorro más famoso se encuentra en Chile, acunado entre las ciudades de Arica y Cobija, donde los restos, denominados “Momias Negras”, permanecieron escondidos durante milenios. Las Momias Negras recibieron ese nombre debido a que los cuerpos estaban cubiertos con una capa de manganeso negro, un metal parecido al hierro. Para crear una Momia Negra, los embalsamadores chinchorro cortaban la cabeza, los brazos y las piernas, sacaban las vísceras y todos los tejidos, y a menudo extraían el cerebro por un orificio en el cráneo. Arrancaban la piel del cuerpo y luego volvían a colocarla, como quien se quita y se pone un calcetín, reveló un estudio de 1995 publicado en la revista Latin American Antiquity. Terminaban el proceso introduciendo carbones ardientes en la cavidad torácica para secar el cadáver. Después, reconstruían el cuerpo con palos y pelo animal, y lo cubrían con ceniza blanca. Como toque final, cosían una melena corta de pelo negro al cuero cabelludo y pintaban de negro el cadáver con manganeso. Nadie sabe porqué los chinchorro momificaban a sus muertos. Es posible que creyeran en una vida en el más allá, o quizás desastres naturales como terremotos y El Niño los orillaran a practicar rituales mortuorios y la veneración de ancestros. Momias del siglo XXI Algunos aldeanos de Papúa Nueva Guinea siguen momificando a sus antepasados. Al morir, colocan el cuerpo en una choza y lo ahúman hasta que la piel y los órganos internos se desecan. Luego, cubren los restos con arcilla roja, la cual mantiene su integridad estructural, y luego los colocan en un altar selvático. Los familiares bajan los cuerpos de los altares para celebraciones importantes, y suelen visitar a las momias para consultar con sus antepasados. En 1907, el explorador británico Charles Higgins documentó por primera vez las momias de Papúa Nueva Guinea. En la década de 1950, misioneros itinerantes intentaron desalentar la práctica, pero todavía hay aldeas donde ahúman a los antepasados reverenciados que fallecen. Cómo convertirte en momia Algunos de nuestros antepasados no querían depender del embalsamador, así que se hacían cargo de todo mediante la auto-momificación. La práctica, extenuante y mortal, fue adoptada por monjes budistas de Japón, China e India. Algunos creían que el resultado final les conferiría poderes especiales; otros pensaban que un día despertarían, como de un sueño. Los monjes que aspiraban a lograr la auto-momificación se restringían a una dieta de nueces y semillas durante unos tres años y luego, pasaban otros tres años comiendo nada más que corteza y raíces. El objetivo era eliminar toda la grasa del cuerpo y así, cuando murieran, las bacterias que se alimentan de cadáveres tendrían menos qué comer. Esta dieta fue iniciada por el Gran Maestro budista Kûkai, de quien se dice que renunció a todos los granos de cereales antes de auto-momificarse en una cueva de piedra, según un artículo de 1962 publicado en la revista History of Religions. Después, los monjes bebían un té venenoso, el cual les hacía vomitar repetidamente hasta que perdían los líquidos corporales restantes. La falta de agua en sus cuerpos y el veneno que circulaba en sus venas también harían más difícil que las bacterias descompusieran el cadáver. Al aproximarse su fin, los monjes se mudaban a una tumba, armados solo con un tubo de aire y una campana. Aquellos devotos meditaban y sonaban la campana cada día para hacer saber a los demás que seguían vivos. Cuando la campana dejaba de sonar, se interrumpía el suministro de aire, y se sellaba la tumba. Pese a todo ese trabajo, no todos los intentos de auto-momificación fueron exitosos. De hecho, parece que la mayoría de los monjes fracasó, y sus cuerpos se descompusieron. Hoy día, los líderes religiosos budistas desalientan la auto-momificación, aunque es una práctica que ha existido desde, al menos, el siglo XII, y los científicos siguen encontrando más de esas momias; se conocen, por lo menos, 24 de ellas. En 2015, un equipo de investigadores descubrió a un monje budista auto-momificado dentro de una estatua del Buda, en China. Momias egipcias clásicas Acurrucadas en sus pirámides y protegidas por “maldiciones”, las momias egipcias son famosas en los mundos de la realidad y la ficción. Celebrados por los investigadores porque ofrecen una ventana hacia el pasado, y explotados por el sensacionalismo de Hollywood, los cadáveres de Egipto son la crema y nata de las momias. Los egipcios eran embalsamados mediante un proceso que solía durar 70 días. Los sacerdotes licuaban el cerebro y lo drenaban por la nariz. Extraían todos los órganos internos y los depositaban en jarros individuales, excepto el corazón, que permanecía en su sitio porque los egipcios antiguos lo consideraban parte integral de la esencia e inteligencia de una persona. A continuación, secaban el cuerpo con natrón, un tipo de sal, y lo envolvían en cientos de metros de lino. Una vez completamente momificado, el cuerpo se depositaba en su tumba junto con pinturas o reproducciones de alimentos y amuletos; todo cuando el personaje podría necesitar para la vida en el más allá. Los egipcios creían que el cuerpo momificado era el asiento del alma o espíritu. Si el cuerpo se destruía, el espíritu podía perderse”, explica el sitio Web del Instituto Smithsoniano. Este tipo de momificación era tan exitoso que, incluso ahora, seguimos aprendiendo de los cuerpos de egipcios muertos hace miles de años. Y continúa la búsqueda de momias. En estos momentos, un equipo de científicos está explorando la tumba del rey Tutankamón, donde algunas pistas sugieren que puede haber una puerta que conduce a una segunda tumba oculta. El arqueólogo Nicholas Reeves cree que dicha tumba podría contener los restos de la suegra de Tutankamón, la legendaria Nefertiti. Fuente: Mollie Bloudoff-Indelicato Ronald Ramírez Olano
Educador Asociados@outlook.com
 

CALAMEO

.....
----

......

.......
......
...

....

....
....

..... beeBee Producer
.....

.... RED DE INNOVADORES .NET .... ......
Visit Redes Sociales Educativas
..... . ----
Facebook botón-like
 
Publicidad
 
Bienvenidos
 
XX


..


...

..


...



..

..



..








"

PPPP
 
WELCOME FRIENDS 76365 visitantesGRACIAS POR SU VISITA AMIGO CIBERNAUTA
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Por :Ronald Ramírez Olano ...