Sígueme en Likedinsiguenos en facebookCanal de youtubesiguenos en Google+ siguenos en TwitterS&iacutePinterestsígueme en Bloggersígueme en Blogger sígueme por Correo sígueme en Slidesharesígueme en Vimeosígueme en Yahoo! sígueme en StumbleUponsígueme en Livejournal!sígueme en Skyrock!sígueme en Picasa

 
.......
...... ----
.....

   
 
  Los Bautistas

Breve Historia de los Anabaptistas

El nombre anabaptista o anabautista proviene del idioma griego y se refiere a "rebautizar"1 o "bautizar de nuevo" (ανα- hacer de nuevo y βαπτιζω- bautizar). Dicho nombre les fue impuesto a los anabaptistas por sus detractores, pues los primeros consideran inválido el bautismo infantil. Los anabaptistas abogan por el bautismo de creyentes (de acuerdo con su interpretación de Marcos 16:16), adultos, pues por una parte consideran que los niños son salvos (según Mateo 18:2-4) y por otra parte consideran al bautismo como símbolo de fe, la cual no manifiesta un bebé

origenes

David Joris, uno de los más importantes líderes del anabaptismo.

Los cristianos acusados de haber bautizado a otra persona por segunda vez ya eran condenados en el Código de Justiniano (Título VI) y se estableció la pena de muerte contra ellos, la cual se aplicó en variadas ocasiones durante la Edad Media y luego en la época de la Reforma Protestante.

Los actuales anabaptistas surgieron como vertiente del cristianismo de la Reforma en el siglo XVI, en Suiza, Austria, Alemania2 3 y Holanda.

En esa época había distintas expresiones del anabaptismo:

  • La revolucionaria, originada en la predicación y bautismos de adultos realizados por el tejedor Nicolás Storch y sus compañeros Tomás Dreshel y Marcos Stübner. Tuvo como defensor absoluto y destacado a Thomas Müntzer, que participó en la lucha de los campesinos contra los terratenientes feudales.
  • La extremista, que protagonizó el levantamiento en la ciudad de Münster, encabezada por Jan Matthys y Juan de Leiden, y propiciada por la predicación de Melchior Hofman.
  • La pacifista trinitaria, que surgió primero en 1525 en Zürich, bajo el liderazgo de Conrad Grebel en oposición a Zwinglio, y se extendió luego a Austria, Alemania, Holanda y Polonia, donde otros líderes, como Michael Sattler, Pilgram Marbeck, Baltasar Hubmaier, Hans Denk, Jacob Hutter, Ulrich Stadler, Dirck Philips y Menno Simons, lograron consolidar pequeñas iglesias siempre sometidas a intensa persecución, tanto por católicos, como por protestantes y anglicanos.[cita requerida]

Características

Ejecución en Ámsterdam, 1571. Queman a la anabaptista frisona Anneken Hendriks.
Grabado de Jan Luyken.

Aparte de compartir las principales doctrinas de la Reforma, como la definición de la Biblia como única regla infalible de fe, inspirada indudablemente por el Espíritu Santo; la aceptación de Jesucristo como único mediador; el sacerdocio de todos los creyentes y la presencia del Espíritu Santo y sus dones en cada cristiano; y el rechazo de la creencia en la transubstanciación durante la misa y de ésta como sacrificio; defienden la idea de que los cristianos convencidos, bautizados, deben vivir libres de la esclavitud del mundo, amar a los enemigos, abstenerse de toda violencia, y solidarizarse materialmente con los pobres, sin apelar a las relaciones con el estado para conseguir prebendas.

El anabaptismo puede definirse en tres puntos principales:

  1. Un concepto de la esencia del cristianismo como discipulado.
  2. La Iglesia como fraternidad.
  3. Una ética y moralidad basada en el Sermón del monte.4

Por eso, insisten en la importancia de la comunidad de fe para la oración, la mutua corrección fraterna, mutua ayuda material, ser una comunidad establecida voluntariamente y el Cuerpo de Cristo que se celebra en la Eucaristía.

Rechazan enérgicamente las persecuciones y guerras religiosas y consideran un crimen la ejecución de cualquier persona por sus creencias. Su norma fue y sigue siendo “Libertad religiosa para todos los hombres para vivir la fe de su elección o ninguna”.

Reproducciones

Thomas Müntzer fue uno de los fundadores del movimiento Anabautista.5

La investigación sobre los orígenes de los anabaptistas se ha viciado, tanto por las calumnias de sus enemigos como por las vindicaciones de sus amigos. Fue muy habitual colocar juntos, tanto a los anabaptistas de Munster como a los anabaptistas radicales relacionados con los profetas Zwickau, Jan Matthys, Juan de Leiden (también llamado Bockelson van Leiden, Jan de Leyden) y Thomas Müntzer. Aquellos que desean corregir este error tienden a sobre-corregir y negar todas las conexiones entre el principal movimiento anabaptista y su rama más radical.

La era moderna de la historiografía anabaptista surgió de la labor del estudioso católico romano Carl Adolf Cornelius con la publicación de Die Geschichte des Münsterischen Aufruhrs («La historia de los disturbios de Münster») en 1855. El historiador baptista Albert Henry Newman (1852-1933), de quien Bender dijo que ocupaba “la primera posición en el campo de la historiografía de la América anabaptista”, hizo una contribución importante con su obra Historia de la lucha contra el paidobaptismo (esto es, contra el bautismo de niños). Aunque existe un gran número de teorías referidas a los orígenes del anabaptismo, las tres principales son:

  1. Los anabaptistas comenzaron con una sola expresión en Zúrich, y se propagaron desde allí;
  2. Los anabaptistas surgieron a partir de varios movimientos independientes en varios lugares a la vez; y
  3. Los anabaptistas son una continuación del cristianismo del Nuevo Testamento (o sucesión apostólica perpetua de la Iglesia).

Fieles

En la actualidad hay en el mundo más de 2 millones de anabautistas de las denominaciones menonita, huterita, amish y la Iglesia de los Hermanos.

Cultura popular

La novela Q, firmada por Luther Blissett, es una novela histórica cuya primera edición en italiano fue publicada en 1999. Está ambientada en el siglo XVI en Europa central, y afronta acontecimientos relacionados con los movimientos sociales radicales durante la Reforma Protestante (entre ellos, el surgimiento del anabaptismo).

Luteranos piden perdón a anabaptistas por persecuciones del siglo XVI

El Concilio de la Federación Luterana Mundial se reunió el pasado 22 de julio en Alemania y pidió perdón oficial por la persecución de los anabaptistas en el siglo XVI. Este organismo votó unánimemente a favor del pedido formal de perdón, que expresa "profundo remordimiento y dolor" por las persecuciones del pasado, y solicita el perdón tanto de Dios como de la familia anabaptista.

Es curioso ver como un grupo de perseguidos pasa luego a ser perseguidor. Los cristianos "genéricos" pasaron a ser cena de leones en el circo romano a perseguidores de grupos "heréticos" como los valdenses, gnósticos y demás, cuando se Constantino lo volvió religión del estado.

Lo mismo hicieron grupos protestantes con otros grupos. En este caso los luteranos, y la reforma de Ulrico Zuinglio se ensañaron contra los anabaptistas, que también fueron perseguidos por los católicos.

Los anabaptistas fueron reformadores religiosos, de orígenes muy difíciles de precisar, que recibieron ese nombre porque se negaban al bautismo de infantes, ya que solo un adulto podía optar libremente por unirse a la iglesia tomando el bautismo.

De los descendientes religiosos de este grupo están los menonitas, grupo de cristianos que de vez en cuando saltan a la prensa por negarse a alistarse en cualquier ejército, e incluso prestar el servicio militar.

Ante la persecución tanto de protestantes como de católicos en el siglo XVI, muchos buscaron refugio en Norteamérica. Allí dieron origen, entre otros grupos, a los Amish. Grupo religioso reconocido por su rechazo a la vida moderna y por su pacifismo. También los amish son conocidos por los biólogos por ser un ejemplo genético del llamado "efecto fundador".

Un poco de historia de la época en que Europa se mataba por religión

(Tomado y adaptado de "Anabaptistas: Los reformistas perseguidos")

Muchas comunidades de valdenses (grupo denominado herético por la ICAR) se habían refugiado en los Alpes suizos se unieron al reformista Ulrico Zuinglio, que parecía cercano a sus creencias. Estas comunidades se mantuvieron firmes en sus ideas de rechazo al bautismo de infantes, el uso de imágenes y las misas. Estos grupos se denominaron anabaptistas por que rechazaban el bautismo de infantes y exigían un bautismo para unirse a la fe.

Al principio Zuinglio se opuso al bautismo de menores, pero luego se enfrentó con los grupos de anabaptistas por esta doctrina.

Pero al igual que Lutero, Ulrico, no estaba dispuesto a ceder a las pretensiones de los también allí llamados anabaptistas. A finales de 1524 había tal confusión, que en algunos lugares de Suiza se admitía y obligaba a las familias a bautizar a sus hijos y en otros no, siendo aparentemente la misma confesión. Eso llevó al Consejo que dirigía los cantones suizos a obligar a Zuinglio a reunirse todos los martes con el grupo de los radicales hasta que se pusieran de acuerdo. Zuinglio se reunió dos veces con ellos pero en ninguna hubo acuerdo y desistió. Entonces Félix Manz, uno de los promotores anabaptistas presentó un recurso pidiendo que el tema se debatiera públicamente ante el Consejo. Se convocó una reunión, pero en lugar de permitir un debate libre sobre el tema, el Consejo resolvió de forma arbitraria, que todos los niños debían bautizarse y que cualquier matrimonio que se negara a bautizar a sus hijos sería expulsado del cantón, la influencia de Zuinglio en el consejo era importante. Era el 18 de enero de 1525. Con esta sentencia se daba aviso de que en adelante se emplearía la fuerza para obligar la conformidad.

Después de reunirse para crear consenso al respecto de lo que el Consejo les pedía, tomaron la decisión de escindirse de la reforma de Zuinglio. En los días sucesivos fueron por la ciudad y la comarca bautizando a los que ya desde antes simpatizaban con ellos y a otros muchos que convencían. Las ideas de los anabaptistas suizos se extendieron velozmente a muchos de los cantones vecinos llegando a la frontera austríaca y entrando en algunas ciudades del país alpino.

En algunos pueblos como la fronteriza ciudad de Waldschut, para Abril de 1525 la mayoría de la parroquia se había bautizado, siguiendo la enseñanza de su antiguo sacerdote católico, ahora convertido al anabaptismo, Baltasar Hubmaier. Posteriormente Hubmaier tuvo que huir, pero no sin antes dejar varias obras escritas, entre las que figura un importante tratado sobre el bautismo.

En ese tiempo, el movimiento liderado por Zuinglio, era considerado por la mayoría de los cantones suizos como la religión estatal, por lo tanto la reacción ante el éxito de los anabaptistas no se hizo esperar. Pronto se dio inicio a unas duras persecuciones, mas duras si cabe que las de la propia iglesia católica. A principios de 1527 el movimiento anabaptista se veía amenazado con la desintegración, pues su más prometedor líder, Conrado Grebel, había muerto de una enfermedad poco después de su bautismo. A Félix Manz, lo capturaron y con cierta sorna lo ahogaron en un río, burlescamente bajo los gritos de: Ya que te gusta el agua… ¡Toma!

Por otro lado Jorge Blaurock y Baltasar Hubmaier habían salvado la vida, pero siendo obligados a huir al exilio. Hubmaier se dirigió a Moravia, donde se había fundado un importante núcleo anabaptista solo en Nicolsburgo, se calcula que en 1527 vivían unos 12.000 anabaptistas

Pero también entre los anabaptistas surgieron discrepancias, en ese mismo año de 1527 surge un desacuerdo entre los anabaptistas sobre el tema de si pagar los impuestos militares para defender a Austria del avance turco. Hubmaier siempre había sido de la opinión de que Dios ha establecido las autoridades civiles para mantener el orden y que el cristiano debía pagar sus impuestos sin escrúpulos.

Por otro lado estaba Hans Hut, un fogoso evangelizador anabaptista que según se dice había bautizado solo el a mas que todos los demás líderes juntos, este llegó a Nicolsburgo en 1527 con un grupo de refugiados suizos que huían de las duras represiones dirigidas contra ellos por católicos y reformistas. Hut sentía una enorme fascinación con el regreso de Cristo, mencionado en el Apocalipsis, se dice que llegó incluso a precisar la fecha para ese acontecimiento: el pentecostés de 1528.

Hans Hut pensaba que se acercaba el cataclismo final de la historia humana y estaba seguro que Dios iba a usar a los turcos para castigar a una Europa apóstata, identificando a Babilonia la ramera con la Iglesia Católica y declarando como lo hizo Müntzer que todos los gobiernos de Europa caerían. En su opinión apoyar al gobierno en su defensa contra los turcos, aunque solo sea por el pago de impuestos era luchar contra los propósitos de Dios. Por ello el y sus partidarios opinaban que no se debía apoyar a los gobiernos con dinero, y que en ese caso la autoridad de Dios, estaba por encima de la de los gobiernos.

Por causa de ese debate los anabaptistas de Nicolsburgo se dividieron entre los partidarios de Hut a los que llamaron "los de la espada" y los más pacifistas partidarios de Hubmaier que fueron llamados "los del cayado". Estos últimos además de defender un pacifismo radical e indefenso, empezaron a predicar que era necesario compartirlo todo en comunidad de bienes.

Decían por ejemplo que si un noble se convertía y se bautizaba debía renunciar a sus títulos y poner sus tierras en común con los demás hermanos. La división continuó, aunque pronto los partidarios del pacifismo ganaron terreno y los demás se disiparon.

En el mismo año que pronosticaba el fin, Hut fue arrestado y muerto en Augsburgo. Poco después Hubmaier también fue arrestado y conducido a Viena, donde sufrió quemado en la hoguera. Su mujer fue ahogada pocos días después, tal como lo habían hecho con Félix Manz. La persecución llegó también a Moravia y Austria, muchos murieron quemados, torturados y todos los demás líderes anabaptistas estaban bajo orden de busca y captura. Aún así, en ese mismo año celebraron en un pequeño pueblo de las montañas llamado Schleitheim, una importante reunión de donde salió una de sus constituciones religiosas más importante, que refleja el pensar y las creencias fundamentales de los anabaptistas.

Liderado para ese entonces por Miguel Sattler, se redactaron el llamado Acuerdo de Schleitheim, con los siete principales artículos de Fe anabaptista. En los siete Artículos de Schleitheim, se definen con claridad los conceptos y doctrinas base del movimiento. El bautismo, por ejemplo, solo debe ser administrado a los pecadores penitentes y creyentes, la Cena solo tiene un valor conmemorativo y los fieles deberán separarse de la Iglesia Católica Romana y de la Iglesia Reformada.

En algunos de estos puntos se observa claramente la influencia valdense, la que curiosamente otros valdenses abandonaron para unirse a los preceptos del protestantismo conservador. Pero la situación en Suiza no mejoró, pues se sabe que poco después el propio Miguel Sattler, sufrió en sus carnes la dureza de la persecución e intolerancia de Zuinglio.Ulrico Zuinglio, enloquecido por su propio éxito, viendo la facilidad con la que aplastaba a los disidentes anabaptistas que le estorbaban en sus pretensiones, quiso convertir a toda Suiza a la fuerza, y aplastar con la misma facilidad a los católicos que se resistían a abandonar a su iglesia, por ello lanzó a sus partidarios a la guerra contra los cantones católicos. El enfrentamiento que se produjo en la batalla de Kappel en 1531, se saldó con el triunfo católico y la muerte de propio Zuinglio.

Así, pese a la dureza de la persecución dirigida por Zuinglio, el movimiento Anabaptista, no había desaparecido, hubo una conexión directa entre los anabaptistas de Zurich, Austria y Bohemia con otros movimientos afines, en Alemania y Holanda. De ello se encargaría un reformista holandés, llamado Melchor Hoffman.

Los anabaptistas fueron llamados los «radicales” de la reforma, ya que pensaban en una reforma de la Iglesia mucho más profunda que la que exigían Lutero, Zwinglio y los otros primeros reformadores. La palabra anabaptistas designa a los que bautizaban a las personas ya bautizadas cuando niños: por eso eran «rebautizadores". Nunca hubo una comunidad homogénea que pudiera identificarse como los anabaptistas. Esta palabra se refería más bien a los diversos grupos que concedían importancia al bautismo de los creyentes y a la necesidad de un cambio radical dentro de la Iglesia, según el modelo que se encuentra en el Nuevo Testamento.

Algunos anabaptistas proclamaban la proximidad del fin del mundo y basándose en interpretaciones de Daniel y del Apocalipsis, indujeron a sus seguidores a tomar las armas para exterminar a los impíos. Uno de ellos. Thomas Müntzer (1488-1525). capitaneó la revuelta de los campesinos en 1524-1525. Estas acciones violentas fueron en parte el motivo por el que tanto los católicos como los protestantes persiguieran a los anabaptistas.

La mayor parte de los anabaptistas era pacifista, como los seguidores de Conrad Grebel (1498-1526). A comienzos de 1525, bautizó a un ex sacerdote llamado George Blaurock (1491-1529), después de que hiciera una profesión de fe. Grebel y Blaurock se convirtieron en predicadores itinerantes por los alrededores de Zúrich, bautizando a hombres y mujeres adultos y realizando sencillos servicios en las casas y los campos. En 1526 el consejo comunal de Zúrich decretó que fueran ahogados todos los anabaptistas.

Un pequeño grupo de anabaptistas se instaló en Moravia bajo la influencia de Jacob Hutter (+ 15361. Estos "hutteritas" creían que la comunidad cristiana tenía que modelarse según el reparto comunitario de los bienes al que se refieren los Hch 4,32-35, y se organizaron en «casas-hermanas" (Bruderhofen). Los hutteritas eran pacíficos y rechazaban el servicio militar y el pago de impuestos, destinados específicamente a los ejercicios militares. Su trabajo duro y su estilo de vida austero los llevó a un cierto grado de prosperidad, pero la guerra de los treinta años ( 1618- 16481 les obligó a trasladarse a diversos países de Europa oriental, antes de emigrar finalmente a los Estados Unidos por el 1880. Los hutteritas practicaban el bautismo de los adultos, comprendían la sagrada comunión como un memorial y generalmente permanecían aislados de todos los que no compartían sus posiciones. Un grupo anabaptista de estas características, que daba importancia a la vida común, es el que fundó Menno Simons ( 149615511 en los Países Bajos y en el norte de Alemania.

Anabaptistas y  Mennonitas

El anabaptismo nace en Zurich en los años 1523-1525 fundamentado en las bases doctrinales de Stork y Münzer, quienes habían introducido el bautismo en los adultos que se opusieron a cualquier forma de iglesia organizada, dándole al cristianismo una interpretación espiritualista y concibiendo a la Iglesia como una comunión de los santos.

Los siete Artículos de Schleitheik.

Para los Anabaptistas, tras las dos caídas bíblicas (Adán en el Edén y Jesús en la Cruz), vendría una nueva etapa en la que prevalecería la libertad, el resurgimiento del Verbo, que estaba ya renaciendo.

En los siete Artículos de Schleitheim, se definen con claridad los conceptos doctrinarios. El bautismo, por ejemplo, solo debe ser administrado a los pecadores penitentes y creyentes, la Cena solo tiene un valor conmemorativo y los fieles deberán separarse de la Iglesia Católica Romana y de la Iglesia Reformada. Estos cristianos no pueden utilizar armas ni desempeñar cargo público alguno.

Esencialmente, el grupo proponía una interpretación literal y estricta del la biblia, llevada a su límite. Imponían además una disociación entre la comunidad santa y cualquier tipo de colaboración con el mundo. Creían en la necesidad de una forma religiosa que fuera acompañada de una reforma social. Así pues, de acuerdo a la interpretación de los textos evangélicos, propiciaron una sociedad sin clases y la comunidad de bienes.

Mennonitas

Los anabptistas fueron exterminados en el 1535, pero volvieron a renacer bajo el liderazgo de Menno Simons (1496-1561) , por lo que en esta oportunidad llevaron el nombre de Mennonitas o Menonitas.

 

Los primeros seguidores de Simons proponían un regreso a la Iglesia primitiva. Se inclinaban pues, por una religión más espiritual y menos sacramental que el catolicismo tradicional.

 

Aunque inicialmente, los mennonitas tuvieron un fuerte sentido de misión, las constantes persecuciones los llevaron al retiro en comunidades aisladas. Elaboraron así una apología del exilio: los verdaderos discípulos de Cristo siempre serán inevitablemente perseguidos.

 

En 1537, los Menonitas inician la emigración en busca de libertad religiosa.

 

Un cierto número de menonitas emigraron al Sur de Rusia en 1788, además de la ansiada libertad, también les habían ofrecido tierras. Esta emigración continuó hasta 1824 fundando importantes colonias menonitas. Se dirigen también hacia América del Norte, la primera congregación fue fundada en 1683 en Germantown, Pennsylvania, en donde se instalan bajo el nombre de Hermanos Huteritas. Siguió luego un crecido número de emigraciones provenientes de Alemania, Holanda, Suiza y, desde 1870 y hasta 1945, desde Rusia. Actualmente doce diferentes ramas mennonitas en los Estados Unidos en algunas de las cuales los miembros no llegan a 1000. Hubo también en 1917 emigraciones a Canadá, Brasil y Paraguay. En 1997, algunas comunidades Menonitas provenientes del Paraguay emigraron a sectores rurales de Argentina.

 

Las comunidades menonitas rechazan la burocracia eclesiástica y son muy autónomas aunque poco estructuradas. Manifiestan un rechazo por lo mundano que se evidencia en el pacifismo, el rechazo de los juramentos, la separación de la Iglesia y el Estado y la excomunión de los miembros pecadores dentro del grupo.

Los anabaptistas- Ni católicos ni protestantes

¿Son todos los cristianos o católicos o protestantes? ¿Acaso los reformistas restauraran una iglesia bíblica? ¿Promovieron los reformistas la libertad de religión?

Los anabaptistas del siglo XVI creían que las buenas nuevas de la Gran Comisión eran para proclamar la salvación y el señorío de Cristo a todos los hombres. Ellos consideraban su mensaje aplicable a todos los hombres, sin exceptuar a los miembros de otras denominaciones ni a los gobernantes (quienes eran llamados a arrepentirse, a deponer su poder mundano y a seguir sólo Cristo.

 

Los anabaptistas entendían que esta Gran Comisión unía a cada creyente en el sacerdocio de todos los creyentes y veían como el principal propósito de la iglesia el de ser una comunidad misionera que debía nutrir y disciplinar a las personas, que fuera por todo el mundo , declarando el poder del Cordero para liberar, conquistar y juzgar a las almas.

 

En cambio, los católicos y los protestantes aceptaban la Iglesia territorial de las masas, obediente a la religión de su propio gobernante y a los sacerdotes y pastores nombrados por la Iglesia del estado.

Anabaptistas

Del griego ana, de nuevo, y baptizo, bautizar; rebautizados). Un grupo violento extremadamente radical de reformistas eclesiástico-civiles que apareció por primera vez en 1521 en Zwickau, en el actual reino de Sajonia y que todavía existe aunque en formas más moderadas.

 

I. NOMBRE Y PRINCIPIOS DOCTRNARIOS

 

El nombre anabaptistas, aplicable etimológicamente y, algunas veces, aplicado a denominaciones cristianas que practican el re-bautizo está, en el uso histórico general, restringido a aquellos que, negando la validez del bautizo infantil, adquirieron prominencia durante el gran movimiento reformista del siglo dieciséis. Este nombre fue generalmente repudiado por parte de aquéllos a quienes se les aplicaba, ya que la discusión no se centraba alrededor de la pregunta de si el bautizo podía repetirse, sino sobre la validez del primer bautizo. Los principios sobre los cuales los anabaptistas estaban, generalmente, de acuerdo eran los siguientes:

 

Pretendían restaurar lo que ellos argumentaban que eran las bases del cristianismo primitivo. Esta restauración incluía el rechazo de juramentos y la pena capital y abstenerse del ejercicio del magisterio. De una forma más consistente que la mayoría de los reformistas protestantes, los anabaptistas sostenían la supremacía absoluta y la competencia única de las Escrituras canónicas como una norma de fe. Sin embargo, la inspiración individual y sentimientos religiosos jugaban un papel importante entre ellos. El bautizo de infantes y la doctrina luterana de la justificación sólo por la fe eran rechazados por carecer de fundamento en las Escrituras. El nuevo Reino de Dios, que ellos pretendían haber encontrado, consistía en la reconstrucción, sobre una base totalmente diferente, de tanto la sociedad civil como eclesiástica. El comunismo, incluido para alguno de ellos la comunidad de mujeres, era el principio fundamental del nuevo estado.

 

II. ORIGEN E HISTORIA

 

La pregunta sobre la validez del bautizo aparece en dos grandes fases de la historia eclesiástica. La primera controversia se puso de moda en una fecha temprana (Siglos III y IV) y se refería al ministerio del sacramento (el bautizo conferido por herejes). Fue mucho después que se originó una segunda discusión, en la cual el tema del bautizo de infantes era el punto en controversia. En los Siglos XI y XII, los petrobrusianos rechazaban el bautizo de infantes y tanto ellos como otros herejes medievales (seguidores de Enrique de Lausana, (n.tr. Henricians) Waldenses, Albigenses y Hermanos de Bohemia, tenían puntos de vista que se asemejaban en ciertos aspectos a los principios de los anabaptistas. Sin embargo, hay escasa, o ninguna conexión histórica entre los anabaptistas y aquellas sectas originales. Los principios de Lutero y sus ejemplos ejercieron una mayor influencia sobre el nuevo movimiento. Sin embargo, las interpretaciones privadas de las Escrituras, y las enseñanzas del Espíritu Santo podían ser mantenidas por cualquier individuo y lógicamente llevaron a los puntos de vista extremos de los anabaptistas.

 El Anabaptismo en Sajonia y Turingia (1521-25)

Nicolás Storch, un tejedor (f. 1525) y Tomás Münzer, un predicador luterano (c.1490-1525), junto con los otros auto-llamados “Profetas de Zwickau” hicieron, durante la Reforma, el primer ataque contra el bautizo de infantes. La doctrina de absoluta igualdad de todos los hombres y la completa comunidad de bienes y los subsiguientes disturbios muy pronto les ocasionaron conflictos con las autoridades civiles de Zwicau. Antes de que se tomara represalias contra él, Storch se dirigió con dos seguidores a Wittenberg, y los procedimientos iconoclastas de Carlstadt obligaron a Lutero a abandonar Wartburg para apersonarse en Wittenberg. Él predicó contra los nuevos apóstoles con tal vehemencia que ellos tuvieron que abandonar la ciudad. Hasta su muerte en Munich, Stoch viajó por Alemania, divulgando sus doctrinas, específicamente en Turingia (1522-24) donde fue uno de los principales instigadores de la Guerra de los Campesinos. Münzer rechazó, en teoría, el bautizo de infantes, pero en la práctica lo retuvo. Fue expulsado de Zwickau (1521) y fue a Bohemia; pero tuvo poco éxito como propagandista. En 1522 fue a Alstedt (Sajonia Electoral) como predicador y se casó con una monja. Muy pronto se vio rodeado por muchos seguidores, introdujo un servicio religioso alemán y atacó a Lutero como también al orden establecido. Su estadía temporal en Mühlhausen (Turingia), que fue interrumpida por un viaje a través del sur de Alemania, fue igualmente exitosa. Enrique Pfeifer, un monje apóstata, quien fue su colaborador en Mühlgause, había preparado el terreno para el nuevo evangelio. Münzer y Pfeifer se convirtieron en los amos absolutos de la ciudad, y multitudes de campesinos y vecinos de la ciudad descontentos con las condiciones existentes, se les unieron, saquearon y devastaron las áreas vecinas. Para sofocar el movimiento revolucionario, Juan, el Elector de Sajonia, Felipe, landrave de Hesse, y Enrique, duque de Brunswick, se unieron y, comandados por Münzeer, atacaron a los campesinos en Frankenhausen (1525). Los insurgentes fueron totalmente derrotados. Después de la batalla, Münzer fue descubierto en Frankenhausen en una cama en la que se había escondido y fue entregado al verdugo. Recibió los sacramentos de la Iglesia Católica antes de su muerte, mientras que su compañero Pfeifer, sin haberse arrepentido, se le aplicó la pena capital (1525).

 El Movimiento Anabaptista Suizo (1523-25)

Al igual que Lutero, Zwingly, el iniciador de la Reforma en Suiza, prontamente encontró más competidores radicales. En 1525 algunos de sus seguidores se separaron de él y predicaron el rebautismo y el comunismo. El partido encontró dos líderes muy capaces en Juan Denk y Baltazar Hubmaier. Sus seguidores, reclutados especialmente de la clase obrera, fueron numerosos no solamente en Suiza, sino también en el sur de Alemania y Austria; Augsburg, Nuremberg y, en fecha posterior, Estrasburgo, vinieron a ser los principales centros del movimiento. Se encontró resistencia a su esparcimiento desde dos fuentes. Las enseñanzas anabaptistas apoyaron sustancialmente la causa de la Lucha del Campesinado que estalló en 1524 en el mismo territorio donde los anabaptistas había efectuado su propaganda. Como resultado de la derrota del campesinado (1525)se produjo, en gran medida, la dispersión de los anabaptistas. Por otro lado, algunos de los ayuntamientos como el de Zúrich (1526) decretaron las más severas penas contra sus seguidores. No obstante, a pesar de la derrota y la represión constante, la secta sobrevivió.

Fuentes:

http://www.anabaptists.org/spanish/

mercaba.org/VocT/V_anabaptistas

http://www.elcristianismoprimitivo.com/

ec.aciprensa.com/wiki/Anabaptistas

Enciclopedia Ilustrada la Cumbre

Enciclopedia   Británica 

....

Mg:Ronald Ramírez Olano 
Profesor Investigador Social


Educador Asociados@outlook.com
 

CALAMEO

.....
----

......

.......
......
...

....

....
....

..... beeBee Producer
.....

.... RED DE INNOVADORES .NET .... ......
Visit Redes Sociales Educativas
..... . ----
Facebook botón-like
 
Publicidad
 
Bienvenidos
 
XX


..


...

..


...



..

..



..








"

PPPP
 
WELCOME FRIENDS 78482 visitantesGRACIAS POR SU VISITA AMIGO CIBERNAUTA
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Por :Ronald Ramírez Olano ...